Saltar al contenido

Constelación de Leo

La constelación de Leo es una de las más famosas del firmamento al formar parte de los 12 signos del zodiaco. Fue divisada por decenas de culturas milenarias quienes siempre vieron en ella la forma de un león.

Está compuesta por más de un centenar de estrellas, aunque populares entre los astrónomos, astrólogos y espectadores son sus cuatro más brillantes. Desde la antigüedad se le consideraba una de las constelaciones más fuertes y poderosas que se vislumbraban en el universo.

Mitología de la constelación de Leo

El león de Nemea

Los antiguos griegos fueron los que cimentaron el mito más popular y aceptado en torno a la constelación de Leo. Según ellos la constelación representa al León de Nemea, la terrible bestia que asolaba la región de nemea y a quien le fue encargada de destruir a Hércules en el primero de sus 12 trabajos. El mito de la batalla entre Hércules y el monstruo comienza cuando el semidiós, en un ataque de locura infundado por Hera, mata a su mujer e hijos. Para poder pulgar sus pecados el Oráculo le ordena entrar en los servicios de Euristeo, quien le encarga los 12 trabajos.

El primero de estos era matar al León de Nemea y despojarlo de sus pieles. La bestia ocasionaba estragos en la región y asesinaba a todo aquel que osara pasar cerca de su guarida. El león poseía una piel tan gruesa que las espadas, garrotes y flechas del héroe resultaban inútiles, por lo cual este apeló por estrangularlo en su propia guarida y, usando las garras del monstruo, lo despojó de su piel la cual usó desde entonces como armadura. El carácter de la constelación de Leo, según este mito, es un reflejo de la bestia.

Ubicación de la constelación de Leo

Constelación de Leo

Leo es una de las constelaciones más fáciles de ubicar (en parte por ello su popularidad). Al oeste de esta yace la constelación de Cáncer y al este la de Virgo. Por tanto, este se halla en el medio de ambas y solo hay que ubicar a sendas para encontrar a Leo.  Uniendo los puntos de sus estrellas es posible hallar en estas la figura de un león en reposo o sentado. Leo es más fácil de distinguir en el Hemisferio Boreal y la mejor época para divisarlo es en los meses entre febrero y junio.

Estrellas de la constelación de Leo

Estrella Regulus

Ya se ha dicho que esta constelación posee más de un centenar de estrellas. Puntualmente la componen un total de 123 cuerpos celestes, pero son 4 de estos lo que ofrecen una mejor visibilidad a los espectadores sin necesidad de telescopios o binoculares. En orden de importancia las estrellas presentan los siguientes nombres y características:

  • Regulus: también llamada Régulo o Alfa Leoni es la más brillante de toda la constelación y su color presenta un matiz azulado. El cuerpo celeste se localiza a 77 años luz del sistema solar. La estrella en sí está compuestas de muchas más entre las cuales destacan Regulos A (su principal), Regulos B (una enana naranja) y Regulus C (una enana roja). La estrella es unas 140 veces más brillante que el Sol y su movimiento de rotación es excepcionalmente rápido, lo que la hace merecedora de una figura achatada en los polos. Su nombre en latín significa “pequeño rey”.
  • Denébola: también llamada Beta Leonis se localiza en la cola de Leo y mantiene una distancia con respecto al sistema solar de 35 años luz. La luminosidad de esta estrella es 13,8 veces superior a la del sol y se le considera un cuerpo estelar relativamente joven al tener cerca de 4000 millones de años. Los astrónomos la han catalogado como una de las estrellas más prometedoras para encontrar sistemas planetarios con potencialidad de albergar vida.
  • Algieba: denominada ocasionalmente como Gamma Leonis es la tercera estrella más brillante de la constelación y ocupa su lugar en la melena del león. Con respecto a La Tierra mantiene una distancia aparente de 122 años luz y la compone un par binario: Algieba B y Algieba A. En esta última se descubrió a comienzos del milenio varios planetas extrasolares los cuales mantienen una distancia de 1,19 UA para con la estrella y se tratan de gigantes gaseosos casi 9 veces más grandes que Júpiter.
  • Zosma: llamada también Duhr o Delta Leonis es la cuarta estrella más luminosa de Leo. Se le puede localizar entre el hombro del león y mantiene una distancia de 57 años luz con respecto al sistema solar. Los astrónomos han calculado su edad entre 7000 y 7500 millones de años. Según las investigaciones Zosma no posee rastro de polvo estelar, lo cual significa que las posibilidades de encontrar planetas que la orbiten son muy escasas.

Galaxias de la constelación de Leo

Messier 65

En el espacio comprendido entre la cabeza y la cola de Leo se pueden encontrar cientos de objetos estelares que representan un interés para los astrónomos. La mayoría de estos solo pueden verse a través de telescopios especializados (o binoculares de alta potencia) y los más resaltantes son las galaxias. Algunas de sus principales son:

  • Messier 65: se trata de una galaxia en espiral que se localiza a 35 millones de años luz en dirección a la constelación de Leo y fue descubierta en 1780. La galaxia presenta poca formación de estrellas y la cantidad de polvo y gases que la rodean es regular. Forma parte de una tríada de galaxias denominadas como Triplete de Leo.
  • Messier 105: descubierta en 1981 se trata de una galaxia elíptica que se localiza a 38 millones de años luz con respecto al sistema solar. Las observaciones del telescopio Hubble indican que en su centro se localiza un agujero negro supermasivo cuya masa superaría a la del sol en 50 millones de veces. En dicha galaxia se siguen formando estrellas, aunque lo hace a un ritmo muy lento (como es regular en las galaxias elípticas).
  • NGC 2903: se halla a 20,5 millones de años luz de La Tierra y corresponde a las llamadas galaxias espirales barradas. La extensión de la galaxia es de unos 80.000 de años luz y sus características son similares a la de la Vía Láctea. NGC 2903 presenta una variada actividad de objetos estelares como estrellas, nebulosas y planetas en plena formación.
  • NGC 3370: también denominada Galaxia Silverado es una galaxia en espiral que se localiza a 98 millones de años luz del sistema solar. Sus brazos son considerados complejos a la vista y en estos aún se desarrolla actividad que da nacimiento a nuevas estrellas. A mediados de los noventa la luz de una supernova de esta galaxia llegó a los telescopios de La Tierra y fue bautizada como SN 1994ae. El acontecimiento es recordado pues fue una de las primeras observaciones realizadas con los equipos modernos que permiten detectar supernovas.
  • GC 3808A y NGC 3808B: son dos galaxias vecinas que se atraen mutuamente por su interacción gravitatoria y que se hallan a 300 millones de años luz del sistema solar. Ambos cuerpos son uno de los que presenta una mayor formación de estrellas en todo el universo.
  • NGC 3226 y NGC 3227: se tratan de una galaxia enana y otra en espiral que interactúan entre sí y que se encuentran en el espectro de la constelación de Leo. Se localizan a 77 millones de años luz de La Tierra. La actividad y radiación en sus centros indican que estos se halla un agujero negro supermasivo que presenta cierta inestabilidad.

Astrología de la constelación de leo

Astrología de la constelación de leo

La constelación de Leo es la quinta del zodiaco y es iluminada por el sol aproximadamente entre el 23 de julio y el 22 de agosto. En la tabla zodiacal corresponde entre el 18 de agosto al 17 de septiembre y los astrólogos lo consideran como el signo más dominante de todos los del zodiaco. Los colores a los cuales se les asocia son el amarillo, el oro, el diamante y el rojo (todos símbolos de poder). Se le clasifica entre los elementos del fuego el tiempo al cual pertenece es el verano. Entre algunas cosas que transmite este signo son el orgullo, la creatividad, la gloria, la fama, el poder y la inteligencia.

Según el zodiaco Leo es compatible con los signos pares de fuego como lo son Aries y Sagitario y los signos de aire Libra, Géminis y Acuario. Puesto que es el quinto signo zodiacal, los nacidos durante los meses que lo corresponden son recibidos en la quinta casa: la del placer. Las piedras que guían al signo de Leo son el rubí y el diamante. Las personas de estos signos representan entre los humanos el mismo papel que lo hace el animal en su estado salvaje.

De esta forma la constelación de Leo sigue sorprendiendo a los astrónomos y astrólogas ante la variedad de información que sigue surgiendo de ella. La popularidad de esta siempre va en aumento y cada vez son más los fanáticos que aprenden a distinguirla en el cielo usando solo telescopios simples, binoculares o a simple vista aprovechando un cielo despejado y sin contaminación lumínica.

Vota nuestro artículo